compartir Facebook Twitter

Campesinos de La Armonía, Sauce, Canelones, contaminados con Herbicidas.

Mucho tiempo después el Señor José Lutzenberger recordó el incidente que lo transformó en un ardiente e implacable defensor de los ecosistemas. Ocurrió mientras visitaba un huerto de manzanas de 100 hectáreas  que había sido rociado " repetidamente " por su dueño Francés con pesticidas y herbicidas comprados al Sr Lutzenberger, " Le pregunté si no tenia miedo, y él respondió  con total y absoluta  franqueza que no estaba preocupado y no le importaba, porque no era él quien iba a comer las manzanas " , dijo Lutzenberger " Para mí, quién había sido el que vendió el veneno, fue un shock tan grande que dejé mi trabajo y regresé a Brasil "

Herbicidas Sistémicos: Se aplican sobre la planta, se absorbe y al ser trasladado a otras zonas de la planta a través del tejido vegetal constituido por los vasos o conductos que transportan la savia elaborada. Puede afectar a zonas de ella sobre las que el producto no hizo contacto al tratarla. (p. ej., Glifosato).

El Sr:  José Lutzenberger nació en Rio Grande do Sul,  estado más austral de Brasil, y fue entrenado como Ingeniero agrónomo y químico en Brasil y en la Universidad Estatal de Luisiana. Durante más de 15 años trabajo  para las compañías del sector, principalmente para la Alemana BASF, viajando por varios países como técnico y ejecutivo de la empresa. Al final de los años 1960 empezó  a desilusionarse con las políticas dañinas y destructivas para el medio ambiente  y en 1970 dejó su trabajo vendiendo los mismos  productos  que posteriormente  castigaría  para dedicarse a la causa  de la ecología. En aquella época, el campesino tradicional se interesaba en un esquema autárquico (autosuficiente y que no necesitaba de los demás )  es decir, producía sus propios insumos para la producción, manejo y distribución de alimentos. Producía sus propios abonos, con el estiércol de sus animales y con los abonos verdes.

Yo estudié agronomía  de 1940 a 1945, en ese entonces todos nuestros trabajos, toda nuestra investigación era ecológica, pero no utilizábamos ese palabra. Después de 1945 la industria " impuso " el progreso , " impuso " sus ideas y sus productos en las universidades, en la extensión agrícola y se transformo en una " religión "

En un polémico artículo que publicó en  Londres y luego en una entrevista efectuada en Brasil sobre, " La responsabilidad ética de los técnicos "   José Lutzenberger dijo : " Si no hubiéramos contado con la intervención  de los ingenieros agrónomos, de las escuelas de agronomía, de los institutos de investigación, tendríamos hoy en el mundo bellísimas culturas campesinas, altamente productivas, ecológicamente sanas  y de gran justicia social eterna. Fueron los agrónomos que se entregaron a la industria y destruyeron lo que había de bello en la naturaleza "


Hay que pensar en detener un poco la marcha, en poner algunos límites racionales e incluso en volver atrás antes que sea demasiado tarde. Tenemos que convencernos de que desacelerar un determinado ritmo de producción puede dar lugar a otro modo de progreso y desarrollo. Estamos convencidos de que si educamos día a día en esta línea de pensamiento a las generaciones futuras de ingenieros agrónomos, podemos y debemos cambiar  la cantidad de residuos, venenos tóxicos, especialmente herbicidas y pesticidas que reciben nuestros suelos y acuíferos. Camada de malos hábitos y desidia de algunos dirigentes políticos, Ing agrónomos y productores agrícolas. Esto también forma parte de la degradación de un país. Estas actitudes deben cambiar rápidamente .


Productores de Canelones fueron afectados por regar con agua del arroyo Tabárez  que, presumen, fue contaminado con herbicidas.

Plantas

Vista del estado en que quedaron algunos cultivos tras recibir el agua contaminada. Foto: imcanelones.gub.uy.

 
Enero 2017// La Armonía es una zona rural ubicada en el departamento de Canelones, a la altura del kilómetro 42 de la ruta 33. La calma se terminó el jueves 19, cuando un productor vio que sus plantas se estaban secando y el ingeniero agrónomo que lo asesora le confirmó que se estaban quemando, porque había un herbicida en el agua con que las regaba. Son al menos siete los productores que perdieron toda su producción, y el problema continuará en los próximos meses. Ayer hicieron una reunión a la que asistieron 50 personas, autoridades de organismos nacionales, departamentales y municipales, así como productores. Están esperando los resultados de las muestras que tomaron, y con ellos verán qué caminos seguir. El caso muestra la difícil coexistencia de modelos productivos en el departamento.

Eduardo Casanova fue el productor que detectó el problema. En su predio de cuatro hectáreas y media tiene ocho invernáculos: cuatro de tomates y cuatro de morrones. Contó a la diaria que hacía un mes que había trasplantado los tomates y dos semanas que los había encañado, para que tomaran altura. Todo venía bien, pero la semana pasada vio que la hoja se empezaba a enrular y estaba cada vez más amarilla. Llamó a su ingeniero agrónomo de confianza, que fue quien le dijo que lo que ocurría era que la producción se estaba quemando, por efecto de un herbicida que estaba en el agua que llegaba al invernáculo mediante el sistema de riego, por goteo. Casanova vio que les ocurría lo mismo a las plantas que tenía en los otros invernáculos, en los que tenía tomates que estaba cosechando, y en los de morrones. Fue a la casa del vecino y le pasaba lo mismo. “Empezamos a recorrer junto a las aguas del arroyo y estaba todo quemado, y el agua estaba negra, toda con herbicida”.

       Plantas de morrones muertas, ayer, en un establecimiento en La Armonía, Canelones. Foto: Pablo Vignali

Plantas de morrones muertas, en un establecimiento en La Armonía, Canelones. Foto: Pablo Vignali
 
El agrónomo al que consultó Casanova se llama Sebastián Peluffo y explicó a la diaria que el principio activo que sospechan que se aplicó fue imazetapir, un herbicida aplicado en soja y maíz. En la zona hay un predio de un productor argentino, con una extensión de al menos 200 hectáreas, que tiene plantado maíz y el verano pasado sembró soja. Peluffo detalló que los productores vieron cómo sus plantas se retorcían en la parte superior, y que eso ocurre con productos que “son inhibidores de la síntesis de nueva proteína en la planta”. El ingeniero calculó que “lo más probable es que sea ese herbicida, porque el síntoma en las malezas de los campos aplicados coincide con cómo se están muriendo las plantas en los invernáculos; incluso las malezas, los pastitos que crecen entre las plantas en los invernáculos, tienen los mismos síntomas, o sea que la causa-efecto es totalmente asociada”. Peluffo también sostuvo que en el arroyo observaron “que las malezas y las plantas acuáticas -camalotes, población vegetal de la ribera- tenían los mismos síntomas que las plantas de los invernáculos” y que “hacia arriba, a donde arrancan campos de soja y de maíz, donde recientemente se habían dado esos herbicidas, fuimos y vimos que se estaban muriendo los yuyos”.
El arroyo Tabárez, que fue el contaminado, es afluente del arroyo Canelón Chico, que desemboca en el río Santa Lucía, pocos kilómetros antes de la planta potabilizadora de Aguas Corrientes. Fuente proveedora de agua potable para la población del departamento de Montevideo y del departamento de Canelones, un total de 1,6 millones de personas.

Fuente:  https://ladiaria.com.uy/articulo/2017/1/productores-de-canelones-fueron-afectados-por-regar-con-agua-del-arroyo-que-presumen-fue-contaminado-con-herbicidas/

http://hoycanelones.com.uy/web/2017/02/02/informe-especial-ecos-de-contaminacion-ambiental-registrada-en-zona-de-la-armonia/


De la Guerra al Cultivo de la Tierra.

Los abonos químicos no fueron un invento de los agricultores, ni de los científicos que trabajan en la agricultura. En la Primera Guerra Mundial  sucedió una cosa interesante. Alemania fue bloqueada y los aliados prohibieron la importación de salitre Chileno y otros abonos nitrogenados que podrían utilizarse para la fabricación de explosivos. Entonces, un científico llamado Franz Haber consiguió desarrollar a escala industrial un proceso químico de fijación del nitrógeno del aire. Cuando termino la guerra los alemanes tenían un enorme stock de nitratos, pero ya nadie los quería. Entonces la industria química los recicló y se los " impuso " al agricultor , y ahí nacieron  los abonos nitrogenados. Lo importante a destacar es que el agricultor " no pidió " ese producto,  la industria se lo impuso a través de los grandes maestros del embuste o sea  con grandes campañas de publicidad y estrategias de  marketing. La agricultura fue una especie de basurero para la industria militar.

                          ¿ Como definiría al agricultor moderno ?

José Lutzenberger dijo : " El agricultor estadounidense, o el que se dedica a la soja en el sur del continente, es un tractorista, un aplicador de veneno, es un tornillo muy pequeño en una inmensa máquina tecno-burocrática que empieza en los campos de petróleo de Arabia Saudita, de México, de Libia , de Venezuela, de Rusia, etc, etc que pasa por las refinerías, por la industria química, por la industria metalúrgica  y llega hasta los supermercados y los shopping centers. El agricultor moderno es eso, una pieza muy, pero muy pequeña  en una enorme maquina. Lo que hubo  fue una reestructuración de tareas, ¡¡¡ Y a eso le dicen que es progreso !!!.


                          

Lamentable,  el intendente Yamandú  Orzi, exponiendo  fácilmente  al Director General Agencia de Desarrollo Rural, Matías Carámbula (hijo del ex intendente Marcos Carámbula) para no irritar a la población. Tomando medidas, respondiendo a intereses electorales, pensando y trabajando en ser candidato a la presidencia y no perder votos.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Más noticias de este boletín...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Bluehost Review